BIDI (EN VIVO). 17 DE MAYO DE 2020

102735267_1642348319273523_4825928179002912716_n

<a href=”https://mx.ivoox.com/es/bidi-tu-eres-vida-pero-no-tu-audios-mp3_rf_52030713_1.html&#8221; title=”Bidi, tu eres la vida, pero no tu vida”>Ir a descargar</a>

Bueno, Bidi está contigo, y te manda saludos.

Hace más de dos meses que no tengo la oportunidad de hablar entre ustedes.

Vamos a empezar dándole la acogida, en receptividad, para que pueda entregar las palabras y frases, destinadas a despertarle.

El mundo es lo que es, debe ser visto y aceptado plenamente como una mascarada, como algo que sólo te sacude, y te permite despertar a lo que eres, más allá del ser, más allá de la forma y más allá de todas las historias.

La historia que se está contando, que se está viviendo y viéndose, colectivamente ahora mismo en la Tierra, es una oportunidad única para acabar con el engaño, la ilusión de vida y la conciencia.

Tú eres la vida, pero no tu vida, ni la vida de uno, ni la vida del otro.

Eso está en que eres la Vida.

Donde no hay más particularismo, donde no hay más diferencia, donde ninguna forma puede afectar o desencadenar el más mínimo juicio.

Es en esta tranquilidad donde puedes pasar por absolutamente todo lo que es del orden de la creación, ya sean las manipulaciones, ya sea la Confederación Intergaláctica de Mundos Libres, lo que se está manifestando, en estos días, tiene la única función de revelarte y despertarte más allá de la forma, más allá de los mundos, más allá de toda conciencia.

¿Cómo lo sabes, cómo lo vives?

Desde el momento en que tu impasibilidad, tu indiferencia divina está ahí, ya no puedes ser afectado no importa lo que le pase a este personaje y a esta historia, por lo que está sucediendo, por lo que está desenvolviendo.

Es en lo que está sucediendo que descubres que jamás pasarás.

Eres la inmutabilidad, eres lo que siempre ha estado ahí, no importa lo que diga tu cuerpo, no importa lo que diga esta sociedad, y no importa lo que diga la espiritualidad.

Descubres dentro del confinamiento, dentro de las condiciones actuales de este mundo, la Verdad de la Libertad.

La libertad no puede estar encerrada en ninguna forma, ninguna función, ningún mundo y ningún escenario.

El escenario que están viviendo ahora en la Tierra tiene una sola función y misión, y es terminar con el estado de sueño, lo que yo llamé en su momento, el estado de Turiya.

Así es como llegarán a reírse, a sonreír y a reírse a carcajadas, de que nada de esto es real.

Ciertamente, hay sudores, calientes o fríos, hormigueo, incendios que te atraviesan, que te consumen, pero no eres nada de lo que se consume.

No puedes ser consumido.

Eres inalterable, inalienable, invencible e invicto.

No se trata de un solo punto de vista, sino de la totalidad de los puntos de vista que muestran la vanidad e irresponsabilidad de creer en cualquier individualidad de la persona, del alma y del espíritu.

Todo esto sólo ha servido para alimentar la conciencia y el sueño, para hacer que el sueño funcione, hasta que hayas explorado todas sus facetas, todas sus particularidades, todas sus pseudo-individualidades, para entender que se basa sólo en el viento, sólo en las emociones pasajeras, que parecen congelarte.

Pero es precisamente al estar congelado, limitado, constreñido por la sociedad de este mundo, para superar los primeros miedos, los primeros sudores, las primeras preguntas, las primeras rebeliones, que te das cuenta de que es estrictamente inútil para la Verdad, excepto para iluminar lo que no fue iluminado.

Aceptas el juego, así es como te das cuenta de que es sólo un juego, y cada juego tiene un principio y un final.

El final te lleva de vuelta al principio, el momento final no es más que el momento inicial, que abarca todas las historias, todos los escenarios, todas las posturas, todos los comportamientos, todo este mundo, como todos los mundos.

El tiempo es, diría, para el trabajo práctico, para la aplicación de todo lo que los Ancianos, las Estrellas, los Arcángeles, y todo lo que he estado diciéndoles desde 2012.

Todavía tienes que dejar ir todos los últimos hábitos, ya no personales, sino vinculados al sueño mismo: la necesidad de dormir, la necesidad de comer, la necesidad de tener relaciones.

En resumen, todo lo que ustedes llaman las necesidades vitales que hoy en día son amputadas o modificadas, tiene una sola función: mostrarles lo absurdo de la conciencia, la espiritualidad, la energía, la vibración y todas las formas dentro de cualquier mundo.

Muchos de ustedes están viviendo lo que llaman este estado de indescriptible amor ágape, que no depende de nada, de nadie, ni de ninguna circunstancia.

Y diría que las circunstancias particulares de la sociedad actual, tanto occidentales como orientales o del Lejano Oriente, están hechas de alguna manera para mostrarte la inutilidad del escenario en sí mismo.

Pero fue necesario pasar por lo escrito para ver que estaba escrito, y que lo que está escrito y que se desarrolla según un plan lineal, o según un plan dimensional dado, es en verdad sólo una construcción de forma, disposición y vibración, que no tiene ninguna realidad con respecto a la Verdad que eres.

Esto le parecerá, si no lo ha hecho ya, algo totalmente evidente, y más aún, algo totalmente natural.

Es el estado natural.

Mientras creas que tienes una función, un propósito, una evolución, no estás en tu estado natural.

El estado natural es el estado de silencio, que ha sido explicado, el estado de aceptación, donde cualquier confrontación se resolverá dentro de ti así como a los ojos del mundo, a través de la risa, a través de una sonrisa.

Ya no se deja engañar por las manipulaciones, por los engaños de su mente, de su personaje, de esta sociedad, de este mundo, y sin embargo sabe, tal como lo vive, que no tiene nada que esperar en ningún futuro, en ningún plan.

Así que ciertamente, el Comendador te ha hablado de un guión escrito que está teniendo lugar ahora mismo, tú lo escribiste, nosotros lo escribimos, pero todo este escrito es sólo un pedazo de papel, precisamente porque hubo una apariencia de un comienzo y ahora hay una apariencia de un final.

Todo lo que comenzó no es real, todo lo que desaparece y desaparecerá no es real.

Es sólo una cuestión de arreglo, con el apoyo de la Inteligencia de la Luz, que te ha permitido comprender que el rompecabezas, una vez armado, una vez completado, jamás ha existido en otro lugar que no sea en el que habías planeado o te habías negado a planear.

La historia, el escenario, es una proyección.

El propio plan de creación y su evolución, en innumerables dimensiones, en innumerables capas de vibración y conciencia, es tan inútil como la conciencia misma.

Pero era necesario darse cuenta de esto y ver que toda creación consciente, usando la Inteligencia de la Luz, lo sagrado masculino y lo sagrado femenino, tenía sólo el propósito de hacerte unir y vivir lo que se ha llamado el Andrógino Primordial, al final de tu nariz.

Por eso Omraam y Abba habían hablado de narices rojas, los títeres, los guiñoles, que se disfrazaron y disfrazaban la historia, para hacerla perdurar.

Ninguna historia tiene un principio o un final, sólo a nivel de las apariencias, sólo a nivel de la experiencia de la conciencia, la experiencia de tus emociones, tus escenarios, tus historias, tus proyecciones.

Estar libre de todo, no es negarse a ver ni meter la cabeza en el agujero, sino sacar la cabeza del agujero, para ver claramente lo que se percibe, ya sea a través de los cinco sentidos, lo eléctrico, lo energético, lo magnético, lo vibratorio, que todos estos sentidos sólo sirven para soñar, sólo sirven para crear una sustancia que no tiene realidad a nivel de la esencia.

En otras palabras, eres la esencia de todas las sustancias, sean cuales sean.

Todos ustedes son conciencias, incluso las más opuestas a la Luz.

A partir de ahí, y sin ningún particularismo, descubrís en un gran estallido de risa, como te prometió el Comendador, en el guión de este mes de mayo, la Verdad que eres, que no puede ser afectada ni por el sufrimiento, ni por la muerte, ni por una aparición, ni por una desaparición, ya sea tuya o de este mundo, o de cualquier otro.

A la libertad no le importan las leyes de este mundo, a la libertad no le importan las leyes de la sociedad, a la libertad no le importa la ley de acción y reacción, la libertad es una acción de Gracia, un estado de Gracia llamado Ágape, donde el fuego del corazón emana de ti permanentemente más allá de todas las intenciones, todas las oraciones y todas las circunstancias de tu vida así como de este mundo.

11692752_708250859279738_4953016397655792523_n

Está tu salvoconducto, está la única verdad, está el único precepto.

Si tienes esto en cuenta, vivirás el corazón, pero si emites un pensamiento de perpetuación, de evolución, de nueva tierra, o si te impones límites que provienen del pasado de tu personaje, o de cualquier acción-reacción de reencarnación, no estás disponible para vivir la totalidad de la Gracia, que es la risa y la sonrisa, que es el silencio.

Ves el juego, participas en el juego, pero no eres nada del tablero de juego, nada de los personajes, y nada de lo que está escrito, que ya ha sido escrito, que ya ha sido vivido.

Si aceptas posicionarte, si me permites decirlo, todos tus puntos de vista, ya sea el de la superconsciencia, el de la articulación social interhumana, te parecerán realmente como lo que son, una mascarada que no tiene sentido y que sólo puede hacerte sonreír.

cropped-050907d89a5b53a2c0810927fcc8785d1.jpg

Vean entonces cómo la arquitectura de la Iluminación de la Luz se hace de forma natural, se hace de forma cada vez más intensa, espectacular, incluso horripilante para algunos, pero todo esto son sólo juegos de rol, juegos de tontos, que sólo tienen la función de quemar, consumir, liberar la Verdad Desnuda.

Este Amor Desnudo que no depende de ninguna circunstancia, de ninguna condición, de ningún mundo, y son precisamente las condiciones de este mundo, en la actualidad, las que crean la resolución, cualesquiera que sean las apariencias, cualquiera que sea la dureza, cualquiera que sea el resentimiento que todavía pueda sentir o manifestar, Todo esto tiene sólo un tiempo, todo esto es sólo una vasta pesadilla que les permite salir del sueño, salir del sueño, salir de la vida de la forma y entrar en la Vida de la esencia, donde ninguna sustancia, donde ninguna conciencia les sirve ya.

 

No podrá oponerse al guión como dijo el Comendador, porque es inmutable. Simplemente se congela en la película y sólo la velocidad del desplazamiento, sólo el tiempo permite, al detenerlo, ver la visión global de la película, del escenario.

En efecto, usted ha revelado, amplificado, revelado este escenario, cada uno a su manera, según su punto de vista, según su vivencia, según sus expectativas, según sus esperanzas, pero todo esto hoy está demostrando ser inútil.

En verdad, no hay nada que desear para este mundo y en este mundo. Las circunstancias especiales actuales ya no están en la búsqueda de cualquier tipo de actividad, sino en la aceptación y vivencia del Silencio, del tiempo cero, todas sus obligaciones, todas sus leyes, toda su moral, todos sus hábitos colectivos se caen entonces por sí mismos.

12241114_10153704780083058_2557630445210175281_o

Es un maremoto de la Verdad, un maremoto de la Luz, donde nada puede permanecer separado, donde nada puede ser preservado para rendirse, para devolverte a la Verdad. Eres la Verdad, eres el camino que ya no tiene camino, eres la Verdad que no puede ser discutida y no es discutible, excepto por quien no la vive, excepto por quien se opone a ella, excepto por quien ha construido otras quimeras en la pesadilla, especialmente de un futuro, luminoso en su forma.

Todo esto son tonterías, la estupidez de la conciencia, que no se ha visto a sí misma como es, algo que pasa.

Todavía hay muchos de ustedes, incluso mientras viven el Fuego del Corazón, para alimentar los escenarios de proyección de una nueva tierra, de un futuro aquí o en otro lugar.

El presente no tiene ni futuro ni pasado.

La verdad no depende del mañana ni de las experiencias pasadas.

La Verdad se inscribe en la experiencia del instante, en el Silencio, permitiéndole desenmascarar la pesadilla, todas las pesadillas relativas a sus proyecciones, sus deseos, sus hábitos como seres humanos y ya no personales, todo lo que hace la alternancia de los días y las noches y las estaciones.

Y todo esto de manera cíclica de año en año, de encarnación en encarnación, de época en época.

¡Todo esto es viento!

Jamás te has movido, jamás te has iluminado, jamás has estado en las sombras, jamás has vivido el escenario que estás jugando.

Es, en efecto, un juego.

Es el actor de teatro o de cine, que se invierte en su rol, aunque tenga que vivirlo, una vez que ha terminado de interpretar, lo que queda, un recuerdo.

Tienes que tocar lo que has escrito, lo que cada uno de ustedes tuvo que tocar en esos tiempos particulares de la creación.

Así que no busques una nueva raza raíz, no busques seres azules o seres de luz, tú eres todo eso, ya lo has vivido, es sólo un recuerdo.

Este recuerdo que te permite ir a través de todos los recuerdos de la conciencia, e ir al surgimiento de la conciencia, que está más allá de la Luz.

Son la Luz, son la Inteligencia de la Luz, pero también son anteriores a la Luz.

Ustedes son los creadores, son las criaturas, son el sueño y son la pesadilla.

Todo viene de ti, todo proviene de ti y todo vuelve a ti, sin excepción.

No es una acción-reacción, ni es una retribución o castigo, pero tal es la naturaleza de la Gracia.

Sean verdaderos y auténticos con sí mismos en lo que tienen que vivir, pero no se dejen detener, no se dejen congelar por todo lo que se vive.

Eres anterior a todo lo que se vive.

Eres innumerable al haber presenciado de todas las maneras posibles el tiempo cero, el instante presente, el Parabrahman, el Shantinilaya, el agujero negro en el Corazón del Corazón y sabes, cuando lo vives, que no hay otra Verdad y todas las demás verdades sólo pueden desvanecerse ante la magnificencia de lo que eres.

Son los creadores de la Luz, y de la misma manera, son los creadores de las sombras.

Lo has desplegado de todas las maneras posibles; todos lo hemos hecho en algún momento, pero todo pertenece al sueño, todo pertenece a las formas cambiantes, los colores, los sonidos, las luces y las sombras, las dimensiones.

Son de todas las dimensiones porque son anteriores a las dimensiones.

Los que lo viven lo entienden porque lo viven.

Mientras quieras entender que es que no lo vives.

Querer entender es un muro que se erige entre la Verdad y lo que crees ser.

Acepta el momento tal como es, tal como se presenta, tanto con sus alegrías como con sus sufrimientos.

Si aceptas de verdad, con sinceridad y sinceridad, el instante presente, entonces estás presente para ti mismo, presente para la ausencia y ausente para tu presencia, y allí eres libre, porque la ausencia y la presencia son también las dos caras de la misma moneda. El Comendador le ha dicho desde el lado del simulacro, el lado sagrado, y le digo que no hay dos lados en la habitación, porque la habitación no existe.

77dea4fcea3297f0c259ea97bd4cf652

Esta es la etapa final, jamás te has movido, y todo lo que ocurre dentro y fuera es sólo una vasta mascarada, uniendo el simulacro y lo sagrado en una Apoteosis final e inicial, que te devuelve a la Verdad, que no necesita ningún decorado, ninguna justificación y sobre todo no puede ser explicada más que por la vivencia silenciosa de Ágape.

Desde el momento en que esta emanación es permanente, nada puede distraerte, nada puede apartarte, o parecer que te distraiga, de ese punto central que contiene todos los puntos periféricos y todos los puntos de vista, precisamente porque ya no tienes individualismo, porque ya no crees en ninguna individualidad y porque realmente te ves y sientes cada uno, cada actor, cada espectador, cada sombra y cada luz.

Si permaneces en esta forma de constancia, cualquier pesadilla por la que vayas a pasar, entonces eres libre, eres verdadero.

Te encuentras con integridad e intacto, virgen de todas las profanaciones, virgen de todas las creencias, de todas las formas, de todo el futuro y de todo el pasado.

Esta es la fusión del simulacro y lo sagrado, correspondiendo efectivamente a la mecánica humana y celestial en lo que respecta a esta dimensión del sueño, como todas las dimensiones del sueño, lo que logra la fusión del principio y el fin, mostrando que ambos son intercambiables, y que todo lo que ha ocurrido entre uno de estos dos términos no tiene en realidad ninguna sustancia, ningún peso, ningún recuerdo y ningún futuro.

Pase lo que pase, en cualquier aspecto de su conciencia, acepte que esto no es verdad y será verdad inmediatamente, sin demora, sin cuestionamientos, porque todo se convierte en respuesta, porque todo es evidencia, porque todo es resistencia.

Mientras creas que tienes que hacer un esfuerzo, no puedes ser libre, y esto en lo que respecta a cualquier cosa, no sólo tu conciencia, sino también en lo que respecta a tu personaje, así como en lo que respecta a toda esta sociedad, o a tu microcosmo familiar, o emocional, o a tu microcosmo relacional.

000057

La libertad será cuando tengas esta fina sonrisa permanentemente en tus labios, este brillo en tus ojos que nada puede afectar, y especialmente no los desórdenes en tu cuerpo o en tu vida, o en la pantalla de esta sociedad.

Usted está en la práctica, en la práctica de la Verdad.

Algunas personas van francamente, otras por ensayo y error, por lo que creen que son libres de ir a su propio ritmo, pero no hay un ritmo adecuado.

El único ritmo es el del desvelamiento de la Inteligencia de la Luz, el único ritmo es el del colapso de la mascarada, tanto del simulacro como de lo sagrado.

Sólo hay una cosa que es sagrada, es lo que eres; todo lo demás es pseudo-sagrado.

No hay más cruz que un árbol de Buda.

No hay más cáliz que una lanza que atraviesa el hígado.

No hay ninguna historia que se sostenga cuando conoces y vives los entresijos de esta pseudo-historia.

Y en ese momento, sólo puedes sonreír por dentro y por fuera.

Como se ha dicho, todo esto terminará en un gran estallido de risa que consumirá todos los aspectos del sueño, todos los aspectos de la pesadilla, y dejará a la Verdad desnuda y al Amor desnudo como en el instante inicial, que no es más que el instante final.

Se te invita a salir de la linealidad del tiempo.

Se le invita a salir de cualquier noción de distancia ligada a un espacio separado por el tiempo.

No hay espacio ni tiempo, o bien son intercambiables por reciprocidad en cuanto a los instantes iniciales y finales, el alfa y el omega.

16168_727087957370599_1452607570195584718_n

El omega es el alfa, el alfa es el omega, en todo lo que se juega en tu vida, en todo lo que escribes como información en tus pantallas, en la información que circula sea lo que sea.

No te engañes, se trata de la iluminación y no de una lucha.

Ni siquiera una lucha por la Verdad, porque la Verdad no necesita luchar.

Siempre ha estado ahí.

Quien crea que tiene que luchar contra ese otro, contra ese poder, contra ese guiñol, contra ese miembro de la hermandad que le rodea, no puede ser libre.

Es precisamente esto lo que te encadena, el hecho de que tienes que reaccionar, por lo tanto para adaptarte más o menos bien a las circunstancias de la historia.

No eres ninguna de las historias de este mundo; ni siquiera eres la historia que conoces.

No eres nada que sea causal; estás más allá de la causalidad. Hay una dicha y una verdad absolutas que no pueden ser justificadas por ninguna visión, por ningún discurso, por ninguna vibración, y por ninguna circunstancia.

Sé lúcido y sobre todo sé humilde.

No tienes nada que ver con eso y sin embargo tienes todo que ver con eso.

No te dejes engañar por el guión; tú lo escribiste, ciertamente para interpretarlo, para no creer en él, para no adherirte a él, para no hacerlo durar más allá de lo necesario ya que el tiempo no existe y el espacio tampoco.

Sólo ustedes, sin ningún concepto, sin ningún despliegue, ni dimensional, ni energético, ni de la Luz, son ustedes los que han creado todo eso.

Tú querías soñar, todos queríamos soñar. Todos queríamos conocer el mapa y el territorio de esta tierra, así como todas las dimensiones.

Todo esto tiene un tiempo, el tiempo de la ilusión, la ilusión del tiempo que pasa, la ilusión del espacio que pone una distancia, la ilusión de las dimensiones que te hace considerar los umbrales de la evolución.

Eres perfecto.

¿Cómo podría lo que es perfecto caer, podría evolucionar o podría progresar?

La progresión pertenece al ego, a la estafa de la conciencia y la espiritualidad.

Están en el instante presente; son verdaderos, y todos los que lo viven te lo dicen de todas las maneras posibles, y no hablo sólo de los intervinientes, Abba o ell jefe de cabecra.

Todos los que la viven les dicen lo mismo, ya sea en el Este, en el Oeste, ya sea en África, ya sea en el Ártico o en el Antártico, es universal.

Sólo hay una Verdad, es la misma para todos, es la misma para todos los mundos, y esta Verdad está dentro de ti, donde no hay más forma, donde no hay más distancia, donde no hay más tiempo, sólo el instante cero.

El llamado instante presente, que es el presente total de la Luz, es el don de la Gracia, el don de la Verdad que es independiente de las formas, independiente de todas las interacciones y relaciones, e incluso de todas las resonancias.

Todos tienen los papeles, pero recuerden, son sólo papeles, y tan pronto como hay un papel, hay un principio y un fin.

Es lo mismo en todas las áreas de la vida humana, primero eres un niño, luego un adolescente, luego un adulto, luego un anciano, es ineludible.

Sólo pasa y sólo puede pasar.

Comprender el significado de las palabras, ir más allá de la comprensión intelectual, ir directamente a la vivencia del instante, no pedir nada, no esperar nada, no proyectar nada.

Diviértanse si quieren con las noticias de este mundo o las de su jardín, no hay diferencia.

Sabes cuando eres verdadero que todo esto son sólo ocupaciones, desvíos para, como dices, “pasar el tiempo”, para “matar el tiempo” o para “ahorrar tiempo”.

Eres independiente del tiempo, eres independiente de la ubicación en el espacio.

¿Quién es el maestro?

¿Quién está a cargo?

¿Quién escribe y quién vive?

Si no es lo que ustedes mismos tienen, lo que todos hemos elaborado juntos dentro del sueño para hacernos recordar, desde la primera emanación de la conciencia, la inmanencia de la presencia y la ausencia unidas en el Corazón del Corazón en Shantinilaya.

Eres el Parabrahman, eres el Absoluto. Todo lo demás, Maestros de la Luz, Arcángeles, Arcontes, energías, vibraciones, son sólo cosas que pasan y por lo tanto pasan.

Acepta este principio, que no es una creencia, y vivirás directamente sus efectos, y vivirás la certeza y la verdad de mis palabras, que no son otra cosa que tus palabras en otros tiempos y en otros espacios.

No busques más.

Acepta que siempre has estado y estarás ahí.

No tienes nada que pedir, no tienes nada que posponer.

Es instantáneo, trasciende el tiempo, trasciende el espacio, trasciende a la persona y trasciende todos los mundos.

A partir de ahí, estás disponible, lúcido, despierto y te das cuenta de que siempre has estado ahí, como te decimos.

Hay un sinnúmero de ustedes que lo viven. Si aún no lo experimentas, es una invitación a permanecer en el Silencio Interior, a permanecer en esta aceptación incondicional de todo lo que es tu capacidad de aceptación, tu capacidad de dejarte llevar fluye directamente desde tu libertad.

No hay ningún argumento personal, afectivo, moral, humano o social que se oponga a esta verdad.

Los eventos que están ocurriendo en este momento en la tierra son cada vez más de naturaleza colectiva, ya sea el aspecto financiero, ya sea los llamados aspectos gubernamentales, ya sea la manipulación de las elites, ya sea su estado actual, todo esto contribuye a una sola cosa, la revelación de la Verdad inmutable que siempre ha estado ahí.

Pero para eso, no deben distraerse, no deben estar ocupados oponiéndose, resistiendo, luchando, porque son ustedes mismos los que están luchando.

La plena aceptación de lo que es, permite la acogida, permite la travesía, permite el silencio, permite la alegría y permite el ágape.

Todo lo demás es sólo una parte del paisaje, todo lo demás es estrictamente inútil.

Te darás cuenta de esto, si no lo has hecho ya, cada día que pasa.

Así que he venido, con estas pocas palabras en las que no hay nada nuevo, a invitarte por última vez a unirte a este Último que eres y que jamás has dejado.

No lo busques; él está ahí, porque cada búsqueda, como sabes, crea una proyección de conciencia, de vitalidad, de historia.

El tiempo de las proyecciones ha terminado.

Este es el final de la película, el momento en que la luz vuelve a encenderse en la sala oscura, para que se pueda ver que, efectivamente, jamás ha habido una proyección, jamás ha habido una sala oscura, jamás ha habido un espectador, jamás ha habido un actor, jamás ha habido una historia.

Es todo un juego de la conciencia.

La conciencia siempre te ocultará la verdad haciéndote vislumbrar un salvador, un ser de luz que eres, una nueva tierra, el fin de los guiñoles.

En resumen, todos los escenarios son posibles, pero ningún escenario puede sostenerse ante la verdad de que estás, en el instante, fuera del tiempo y del espacio, fuera de cualquier identificación, fuera de cualquier reivindicación.

Lleve su vida como la ha escrito, tal como es, especialmente en este momento.

No importa cuán agradable u odiosa sea, ya no debe afectarte.

Si estás en el Corazón del Corazón, nada de este mundo, incluso en sus aspectos más trágicos, puede desviarte ni un ápice, ni un centímetro, ni un segundo.

tumblr_o46cgaCzRj1uj6umoo1_500

Ustedes mismos son la llave, ustedes mismos son la cerradura, ustedes mismos son la puerta, hasta que se dan cuenta de que jamás existió.

Lo único que existe es la conciencia que se cree asimilada a una forma, una dimensión, una evolución o cualquier tipo de transformación.

Cuando insistimos durante años en que todo era perfecto, esa es la estricta verdad.

Y cuanto más aparente sea la imperfección de este mundo, de esta sociedad, o de su propia vida en sus aspectos limitados, más se disolverá, transmutada por la propia Luz.

No tienes que pedirlo, no tienes que exigirlo, no tienes que rezar por ello, no tienes que anticiparte.

Tienes que resolverlo en tu propio corazón, sin pedir nada, en este fuego del corazón, en esta emanación espontánea del ser y del no-ser, unidos a través de una figura ilusoria en el centro de su pecho como en cada una de tus células, como en cada una de sus partes.

Todo lo demás se convertirá en algo más que superfluo, todo lo demás se convertirá en un peso hasta que entiendas que jamás ha habido ningún peso.

Tienes que vivirlo para creerlo, porque entonces tu vivencia puede ser creída.

Pero mientras no lo vivas, no le des ningún crédito, no lo creas.

Todo es falso, excepto la Verdad Absoluta.

¿Cómo sabes si es la Verdad absoluta?

Por el brillo de tus ojos, por tu sonrisa y por tu indiferencia divina, lo que sea que haya que ver, lo que sea que haya que atravesar, cualquiera que sea el estado de uno de los componentes de tu conciencia.

No eres conciencia, no estás sufriendo, no eres ninguna de tus alegrías que pasan dentro de este mundo, que parecen tan reales cuando las experiencias y que jamás duran.

El estado de Ágape no puede desaparecer ya que es el estado natural.

Si prefieres la palabra estado natural y no te gustan las palabras como ágape, no importa.

¿Son naturales o no, esta es la única pregunta que aún puede surgir a veces. Si eres natural, todo es fluido, lo que hace años se llamaba la fluidez de la unidad.

Es el estado Crístico, es el Coro de los Ángeles. Te conviertes en el Impersonal. Eres la libertad de Eynolwaden.

Eres todo eso al mismo tiempo y no eres nada de eso, porque ves todo como una actuación, como un escenario, en realidad, eso es lo que es.

Así es como ves que jamás ha habido teatro, ni cine, ni guión, ni simulacro, ni sagrado.

Sólo existe la verdad, esta beatitud sin razón, sin fin y sin principio, que habita en ti, y que tú eres.

No necesitas ningún otro traje, no necesitas explicar, no necesitas sentir, estás inmediatamente, si tu decisión es sincera, si no hay insinuaciones, si no quedan cosas en las sombras en tu inconsciente o subconsciente. Entonces vives la verdad.

Y tenga la seguridad de que todos los eventos que ocurren cada día en su intimidad, en su casa, como en la sociedad, le acercarán cada vez más a este gran estallido de risas cada día.

Es todo una farsa.

Mis palabras no son palabras vacías.

Cuando estuve encarnado, lo dije de nuevo en 2012, “mis palabras no pueden fallar”, porque no son palabras que dependan de una opinión u otra, no son palabras que provengan de una creencia o una verificación por hechos, sino que es inherente a su estado de esencia.

Sé humilde, de esa humildad de la que habló el Maestro Philippe de Lyon hace varios años, de esa humildad de la infancia de la que habló la estrella Teresa, que son, te recuerdo, tus atributos.

Las doce estrellas, más allá de las formas que llevan esas mujeres, son sobre todo virtudes espirituales, las virtudes del Espíritu, que están en ti y que se relacionan con tu coronación como soberano, pero no soberano en tu vida en esa forma, soberano antes de la forma, antes de las dimensiones, antes de la distancia, antes del pasado y antes de cualquier futuro.

Recuerda que si hoy te parece que debes hacer un esfuerzo para vivir Ágape, es porque no estás disponible.

Olvida cualquier noción de esfuerzo.

La verdad es simple, jamás será un esfuerzo, jamás será un conocimiento, jamás será en movimientos de cualquier tipo. Jamás será en libertad, energía o vibración.

Es anterior a eso.

Te recuerdo, y terminaré mi discurso con estas palabras, que todo lo que se te lleva a encontrar, ya sea en tus pantallas, ya sea en las leyes, ya sea a tu alrededor en tu entorno más cercano, donde te encuentras, es sólo un pretexto para desvelar la verdad, y para hacerte vivir más allá de cualquier pregunta, cualquier petición, cualquier dolor así como cualquier alegría.

Es en esta condición humana, en esta condición particular de estos tiempos particulares, que todo se hace extremadamente fácil para ti, y extremadamente accesible.

Diría que en este caso, es su falta de creencia en la verdad lo que le aleja de la verdad.

Es su compromiso al cien por cien con la Verdad, que no es del cien por cien, pero no te alarmes en absoluto.

No te preocupes por nada, ni te impacientes por nada.

Como dijo el Comendador, depende de ti, y cuanto más lo aceptes, más lo creas, más lo vivirás y más la película aparecerá como lo que es, una proyección, nada más.

Ya no es tiempo de meditar, ya no es tiempo de rezar, es tiempo de vivir dentro de la ilusión tal como es, de vivir la Verdad.

Esto nunca ha sido el caso en la historia de este mundo, como nunca ha sido el caso en la historia de todas las dimensiones.

Y cuando lo vivas, sólo podrás hacer como lo hizo Abba, decir: “es tan simple”, y verás en ese momento todas las ilusiones de la espiritualidad, de las vibraciones, de los escenarios, ya sea el escenario de los Arcontes del Nuevo Orden Mundial o el de María, no importa, todo es sólo un pretexto y una circunstancia, todo es sólo una condición previa para hacerte vivir finalmente la Verdad.

Siempre has estado ahí, para poder vivir, y este es el entendimiento, que no hay más sueño que el soñador, sólo estás tú, no hay nadie.

No hay nadie más que la Verdad del instante, donde está lo Absoluto, porque está presente en cada instante, en cada parcela de tiempo, en cada estado dimensional como en cada espacio.

Ya ves, sólo estoy repitiendo cosas que ya he dicho, pero que encajan perfectamente en lo que vives en el teatro, como actor, como espectador, como guionista, como director y también como objeto del decorado. Tienes todos los roles porque no hay roles que interpretar. Ustedes son todos los malos, son todos los buenos, porque no hay ningún tipo bueno ni malo. Sólo hay una verdad que no depende de la conciencia, ni de tu personaje, ni de este mundo, ni de ningún otro.

Esta es una orden, según mis palabras, para vivir la Verdad. Es una orden para estar donde estás, y no en otro lugar. Es una orden para el silencio, para la transparencia. La clave es la humildad y la simplicidad, que fue nombrada hace muchos años por los Antiguos, los cuatro pilares del corazón.

Deja de pensar en ti mismo como un hombre, como una mujer, como un marido, como un niño, como un gerente, como un trabajador. Deja de considerarte en un lado u otro de la política. Muchos de ustedes están encontrando que sus necesidades reales en términos internos no son las necesidades del personaje, de tener un rol social, de tener un rol familiar, de tener un rol humano.

Todo lo que vives. Y cada ocasión y cada evento es sólo un pretexto para hacerte vivir con más y más agudeza, más y más sinceridad y sobre todo humildad, sencillez.

No hay lugar allí para los chakras, no hay lugar allí para la energía, para las vibraciones, para los nuevos cuerpos incluso si están allí, incluso si los sientes. No vamos a darle las explicaciones de lo que está viviendo. Tienes que vivirlo.

No tienes que explicarlo, tienes que aceptarlo completamente para ser libre, para ir y ver al otro lado, y ver al otro lado pone fin a todo lo que está en este lado, en este mundo de forma, en estos mundos de conciencia. Hay libertad. En otras palabras, su libertad individual precede al evento final y a la libertad colectiva.

Ya ha aceptado, ya ha vivido en parte o en su totalidad el choque de la humanidad, individualmente, en algunos países, por lo que es la generalización del choque de la humanidad. Por supuesto, tienes derecho a hacer preguntas, tienes derecho a interesarte por la escena teatral de todas las maneras posibles, pero nunca más te engañarás por ello.

Así es como fluye la vida, en la simplicidad del niño que está totalmente inmerso en el instante, en lo que vive, y no en lo que anticipa, proyecta, o en lo que sufre de cualquier pasado.

Simplemente espero que mis pocas palabras de hoy les ayuden en la travesía de esta escena particular, este mundo particular, en estos tiempos particulares, donde todos los espacios, todas las dimensiones, vienen a encontrarse con su tiempo, su instante, de todas las maneras posibles.

Esto es lo que Bidi tenía que decirte. Podríamos hablar durante horas, sobre lo mismo, de innumerables maneras. La verdad es una, indisociable, no fragmentada, no divisible. Y eres tú.

Todo lo demás es pasajero, todo lo demás es un sueño o una pesadilla.

Así que Bidi te dejará con estas palabras. Espero volver, si tengo tiempo, en unas semanas, y sólo digo Ágape.

Que la Paz, la Alegría, el Amor, la Luz y la Verdad sean tuyos.

Bidi te manda saludos.


A través de Jean Luc Ayoun
Les Transformations

Acerca de Emisaria Amor

Exorcista y Terapeuta Esenia
Galería | Esta entrada fue publicada en #despertarmisticaespiritual, #GranDespertarRenacimientoConscienciaCósmica, BIDI, tu eres la vida, pero no tu vida, libertad, Mensajes Maestros Ascendidos--canalizaciones. Guarda el enlace permanente.