ENFRENTANDO LA EMERGENCIA ESPIRITUAL

 

ENFRENTANDO LA EMERGENCIA ESPIRITUAL

Jul 29, ’12 10:48 AM

para Todos

ENFRENTANDO LA EMERGENCIA ESPIRITUAL

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Parte 1

por Daniel Jacob

Estos son tiempos decisivos. Tiempos cruciales. El Velo del Olvido- que normalmente separa las dimensiones- se está volviendo extremadamente tenue. Los que están menos “aislados” del contacto con las realidades alternativas, están mostrando señales de “grietas” en las líneas divisorias que tienen como fin separar sus vidas aquí en las 3D de sus vidas alternativas en otra parte. Somos Seres Multidimensionales, ¿no es así? El Velo es nuestra forma de encasillar esa diversidad para poder funcionar sin distracciones dentro de cada contexto de realidad que habitamos.

Los Niños de la Nueva Era, tienen como una de sus directivas principales, la revelación de cosas no vistas, cosas nuevas, cosas exóticas, integradas compasivamente mediante el crecimiento de la comprensión y la sabiduría. Según su proceso, el VER y DARSE CUENTA se vuelve la prioridad básica. Le siguen la interpretación y la integración. Eso significa que están muy, pero muy ocupados en la tarea de destapar las cosas que se sienten lindamente contenidas. Abren alacenas, revisan cajones, abren de par en par todas las “puertas de los armarios” que aparecen. Esta actividad sola mantiene en vilo a los padres y a otros adultos involucrados. Tenemos miedo de que se abra demasiado y demasiado pronto. ¿Serán capaces de manejar todo?

En una de las más poderosas series hasta ahora (Transportales 1), Las Reconexiones dijeron lo siguiente respecto al mundo de 3D en el que vivimos:

“En torno a ustedes, en todas partes, hay Portales de Energía –portales de tiempo y espacio- a través de los cuales una persona puede pasar hacia una nueva vida y nuevas experiencias. Algunos son visibles, y otros son simplemente portales de la mente y el corazón. Todos ellos son reales. Algunos portales existen como lugares específicos. El simple hecho de visitar esos lugares hace que uno se transforme. Otros portales requieren “contraseñas” energéticas o “la frecuencia vibratoria personal” para activarlos. Otros están conectados a los niveles más elevados de transformación: requieren palabras de pase, junto con el “respaldo” de un Guía Etérico, para que el que no esté consciente o preparado no pueda entrar en ellos desprevenido.

Hay muchas clases de Transportales. Muchos se abren mediante la verbalización de alguna meta o deseo de desarrollo personal. En tales casos, la INTENCIÓN del viajero se convierte en una cuchilla que corta una abertura en el Velo que divide los universos. Una vez que se abre el portal, comienza su viaje. La persona es atraída por un vórtice, y se efectúan ciertos “cambios” para que pueda tener lugar la transportación a un universo adyacente.”

Hubo un tiempo en el que la humanidad pensaba que la Tierra era plana. Si ustedes trataban de explicarlo de otro modo, las personas sencillamente sacudían la cabeza y decían que estaban locos. Entonces, Colón se echó a la vela para encontrar un “Nuevo Mundo” para sí. ¡Compró un boleto en un tren distinto al preferido por sus contemporáneos y se ubicó en un carril diferente! Siglos después, estamos todos aquí, viviendo en el planeta (circular) que él descubrió.

Actualmente, una gran parte de la humanidad piensa que la Tierra es una “masa de realidad” única, objetiva, incambiable. Todos vivimos en ella (es decir, la compartimos), y dondequiera que la Tierra va, todos deben ir. Ahora las Reconexiones nos aseguran que semejante concepto es tan arcaico y limitado como cuando creíamos que la Tierra era plana. Dicen que en el Sí Mismo hay “muchas Tierras”; de hecho, ¡hay una infinidad de ellas! Y cada creador soberano, de cada realidad universal, elige cuál Tierra él o ella va a habitar.

NACIENDO A TRAVÉS DEL VELO

Cada vez que alguien – cualquier persona- se presenta con una intención, se abre un agujero en el Velo que la rodea. Pueden compararlo con una especie de ÚTERO. “Un útero con vista”. A medida que la intención se abre camino a través de él, el agujero se abre y lo rodea. Si la intención tiene suficiente energía y enfoque, tiene lugar una especie de fertilización, creando una preñez etérica.

¿Alguna vez se sintieron preñados con una nueva idea o enfoque en la vida? Ocurre todo el tiempo. ¿Una breve sensación de aceleración seguida (a veces) por muchos días de náuseas matinales? Puaj. No es nada divertido. Cuanto más “exóticas” son las energías que aparecen para ser gestadas y nacer, se necesita hacer una mayor “limpieza” interna para recibirlas.

Cuando uno de esos “conceptos” está listo para nacer, aparece una Emergencia Espiritual: demanda venir al mundo y hacerse de un nombre para él, ella o ello. Hay que hacer ajustes. Hay que comprar muebles para bebé. Hay que alterar horarios. Pero ¿dónde comienza todo esto? ¿Cómo llega a término todo eso?

Lo que se pone de lado durante nuestra infancia –cosas que nos interesaban pero que no pudimos arraigar o hacer llegar a buen término- aparecerá muchas veces, más adelante en la vida, a través de los hijos que damos a luz. A esa altura, aceptamos esas viejas ideas o las tratamos con desdén, según cómo estemos con estos temas ahora. Es importante recordar que, si reaparecen y cuando reaparezcan las ideas, pueden asemejarse a lo que fuimos alguna vez, pero no son nosotros. Han tomado una nueva forma. Lo que vemos pertenece a la persona joven que se halla ante nosotros. Podemos aprender de eso, pero ya no podemos controlarlo (fácilmente).

Gran parte de esto está explicado detalladamente en el artículo “Haciéndose cargo de los asuntos de la familia”, donde hablo de la “sanación empática”, cómo es y cómo se hace. También hablo de con cuánta diligencia nos están ayudando los Nuevos Niños con estos temas cada vez que sienten que estamos atascados.

Una “Preñez” Etérica se puede manifestar como un tema recurrente o una idea, una oportunidad, un profundo deseo, o un milagroso despliegue de circunstancias. Nos decimos: “Quiero escribir”. Repentinamente, como por arte de magia, las palabras comienzan a fluir a través de nosotros con tanta urgencia que apenas las podemos contener en una lapicera o una computadora. Otras veces, podemos barbotear unas pocas palabras como “desearía estar muerto”, y repentinamente las cosas que nos rodean comienzan a enfermarse o a morir. Después de todo, el mundo es nuestro espejo, nuestro barómetro. Decimos algo AQUÍ, aparece ALLÁ. ¿Podrá ser tan potente? Oh, sí. Eso y muchísimo más.

Algunas intenciones, y los embarazos que conllevan, abortan espontáneamente. Son “mociones” que mueren, por así decirlo, por “no ser secundadas”. Otras se aferran con una elasticidad sorprendente. Incluso provocan reacciones en nuestro sistema inmunológico físico y mental. Sentimos que estamos poseídos por algo. En momentos así, es importante recordar que NADA, absolutamente nada, puede entrar en nosotros sin un Contrato de Alma previo. Todo es perfecto y ocurre exactamente como dispusimos que ocurriera.

EL DEMONIO O EL NIÑO DIABÓLICO

En una transmisión detallada sobre el asunto (*), las Reconexiones se refirieron a ciertos miedos que se acentuaron gracias a ciertos libros y películas tales como “El Exorcista”, “Poltergeist”, “Hijos de los Malditos” y otros relatos acerca de niños perturbados viviendo en estados de Emergencia Espiritual:

“Hoy en día, en el mundo están ocurriendo cosas que desafían cualquier calificación o explicación sencilla. Están teniendo lugar oleadas de energía en o en torno a ciertas personas, los artefactos eléctricos están estallando o fallando cuando se los toca. Hay un zumbido o siseo espectral que permanece en los oídos de muchas personas durante todo el día. Los objetos o las posesiones, generalmente a su disposición, desaparecerán repentinamente, sólo para reaparecer en ubicaciones alternativas que no tienen ningún sentido.

Los rostros parecen proyectarse en los párpados cerrados mientras meditan, y voces desconocidas les hablan audiblemente al salir del sueño. Ciertas personas, empáticas por naturaleza, sufren la aparición espontánea de cortes o abrasiones en sus cuerpos, y en el espejo del baño aparecen extraños mensajes de origen desconocido para atraer la atención de alguien. El abuso de las drogas crece sin control.

La esquizofrenia, la enfermedad bipolar y el trastorno de personalidad múltiple están aumentando al igual que las alteraciones psíquicas, la energía extraña, el miedo, la aversión y cosas de mentes descontroladas. Es hora de que aportemos algo a estos temas antes de que las cosas se descontrolen. Y ése es un miedo realmente tangible para ustedes, ¿no es cierto? ¿Perder el control, volverse loco, ser engullido por algo que no comprenden realmente?

Y nosotras estamos aquí para sugerirles cómo manejar estas Perturbaciones Psíquicas. Y les decimos: TRÁGUENLAS ANTES DE QUE ELLAS SE LOS TRAGUEN A USTEDES. Esa es la “versión abreviada” de nuestro mensaje el día de hoy. ¿Lo comprenden? Y mientras están en eso, asegúrense de tener disponible un buen suministro de bicarbonato de sodio, por si les da dolor de estómago.”

A veces la Emergencia Espiritual puede manifestarse en los niños como desaguisados, travesuras, o incluso como burdos malentendidos. Pueden tener rabietas o pueden recluirse. En otras ocasiones los descubrimos mintiendo, robando o haciéndole trampa a la vida. Sea lo que sea lo que podamos haber dejado de lado u olvidado –ya sea personalmente o como sociedad- probablemente se mostrará en la vida de algún niño, en algún lugar.

La tendencia adulta es apartarse del niño preocupado, diciendo: “¿Qué diablos es esto? Ese no soy yo.” De inmediato el joven se pone a la defensiva o se siente abandonado. Se abre la “puerta del armario”, y a través del Velo cae una manifestación de rareza tal como nadie haya soñado jamás. Esa sensación de autoprotección, esa reacción de “salto atrás” que tiene lugar es de lo que hablan las Reconexiones cuando dicen: “Tráguenlo antes de que se los trague a ustedes.”

Ese es su hijo. Ese es su universo. ACÉPTENLO, no porque lo reconozcan o lo entiendan, sino porque está ahí. No estaría ahí si ustedes no lo hubiesen ordenado a algún nivel. La cosa esencial a la que nos enfrentamos es la integración de nuestra mente subconsciente (el lado oscuro) con nuestro mente consciente (el lado iluminado) en una forma unificada e inteligente. Hay un poder tremendo en esas partes del yo que permanecen ocultas, escondidas en la trastienda de nuestra alma.

“Detrás de la máscara social que usamos a diario, tenemos un lado oculto de sombra: una parte impulsiva, herida, triste o aislada que generalmente tratamos de ignorar. ¡La Sombra puede ser una fuente de riqueza emocional y vitalidad, y reconocerla puede ser un camino a la sanación y a la vida auténtica! Nos encontramos con nuestro lado oscuro, lo aceptamos por lo que es y aprendemos a utilizar sus poderosas energías de formas productivas. La Sombra sabe por qué las personas buenas a veces hacen cosas “malas”. Cortejar a la Sombra y aprender a leer los mensajes que codifica en la vida diaria pueden profundizar su conciencia, imaginación y alma.” (De “Cortejando a la Sombra”, por Connie Zwieg, PhD., y Steve Wolf, PhD.)

“La Sombra simplemente quiere que se la escuche. Pero si no se la escucha, se vuelve desagradable. Se convierte en un auténtico demonio, bruja o hijo de perra, demandando su libra de carne en cada momento real de mucho dolor, no en los sueños. Presten atención a su sombra. Si siguen distanciándose, diciendo “¡Cielos, no es culpa mía!”, entonces que el cielo los ayude porque el infierno no lo hará.” (Katya Walter) “El alcance de lo que pensamos y hacemos está limitado por lo que dejamos de notar. Y porque dejamos de notarlo, dejamos de darnos cuenta que es poco lo que podemos hacer para cambiar hasta que nos damos cuenta de cómo el dejar de notar modela nuestros pensamientos y obras.” (D. R. Laing)

Esta clase de actividad tiene un efecto de “goteo”. Si hay sombras por iluminar, la sociedad adulta no se preocupa por tomarse el tiempo o la energía para encararlas (tragarlas, si quieren), entonces alguien más joven las escoge y digiere, alguien que esté menos aislado, que se resista menos.

“La verdad es que la iluminación no es ni remota ni inalcanzable. Está más cerca de su piel y más cercana que su próxima respiración. Si nos preguntamos por qué tan pocos parecen capaces de encontrar eso que nunca se puede perder, quizá recordemos al niño que estaba buscando en la luz la moneda que se le cayó en la oscuridad porque “aquí hay más luz”. La Humanidad ha pasado siglos buscando en la luz la moneda que nos espera, no en la luz y no en la oscuridad, sino más allá de todos los opuestos.” (Jed MacKenna).

Un niño es un medio perfecto para lograr esto, una combinación de inocencia y energía ilimitada, lleno del “diablo” con la apariencia de un ángel. Ya sea que esto signifique enfrentarse con la presencia inmediata de la actividad paranormal, como una linda rubia de cinco años nos dice: “Están aquí…” o signifique forcejear con alguien tipo Damián, bribón, de cabello oscuro (¡Engendro del diablo!), en torno al que parecen seguir ocurriendo toda suerte de “cosas”, se vuelve difícil alejarse. Y eso es bueno, porque la humanidad le ha dado la espalda a demasiadas cosas.

En los próximos meses, me ocuparé de este tema en profundidad. Aguanten. El viaje puede volverse un poco movido. Justo a tiempo para Navidad, veo. Y eso, como muchos de ustedes saben, es estadísticamente el momento del año en que la Emergencia Espiritual se desboca. También es el momento en que nuestros recursos para enfrentarla –inspiración, fe, familia, amigos- también están más a mano si nos molestamos en utilizarlos. Hay mucho más por revelar respecto a eso. Mis mejores deseos para todos ustedes.

(*)Ver Enfrentando los disturbios psíquicos

Parte 2
por Daniel Jacob

El mes pasado hablamos un poco acerca de este tema de la “Preñez Espiritual”. En la medicina 3D, la quintaesencia de la situación de “emergencia” se experimenta cuando una madre ha llegado a término y está a punto de traer a su hijo al mundo. A los futuros padres se les permite acelerar para que puedan apresurarse y llevarla al hospital, los taxistas se desviven por asegurarse de que se la transporte, los policías la escoltarán con gusto y las camareras despejarán alegremente una mesa en su restaurante y hervirán un poco de agua si parece que no va a llegar a tiempo al hospital.

Lo mismo ocurre en el Reino Espiritual cuando un “bebé” etérico llega a término. Las Reconexiones, a las que canalizo, han comentado este proceso de la siguiente forma:

“Muchos de ustedes han notado que están subiendo de peso. En tanto otros están experimentando oleadas de energía que suben y bajan por su canal espinal. Recientemente, algunos se han visto obligados a encarar situaciones caóticas en su matrimonio y en sus relaciones. Todos esos aspectos y muchos otros son claros indicadores de que están ejecutando la Energía de Alma Grupal. Están en un punto de conciencia que aparece en un lugar oscuro, y muchas almas desencarnadas se han sentido atraídas hacia ustedes para reconectarse de nuevo con el Sí Mismo.

En muchos casos, la grasa del cuerpo físico es una manifestación material del “potencial energético no descripto”. No está lo suficientemente desarrollado como para convertirse en músculo o masa orgánica, pero permanece adherido a ustedes, esperando pacientemente que llegue el tiempo de verse investido en el Gran Juego. De hecho, el “peso” excesivo también podría ser visto como una “espera” excesiva, ¿lo ven?

Cuando llegue el tiempo de fruición, la “espera” terminará. Las energías alineadas allí se manifestarán, ya sea como una acción intencionada, expresiones de amor y preocupación, orientación canalizada u obras de arte. Habiendo intentado todo lo imaginable para perder ese peso para parecer “normales”, ahora deben aceptar el hecho de que, por empezar, nunca estuvieron “gordos”. ¡Simplemente estaban preñados! Y ahora, el tiempo del parto está cerca. Algunos de ustedes están llevando este embarazo en forma física, y otros simplemente la están sintiendo a nivel energético. Todos son uno, sin importar cómo aparezcan las cosas.

Hasta que llegue el momento de patrocinar a un viajero energético a través de su Portal, sencillamente piensen que están preñados vibratoriamente. No importa si son hombre o mujer. Igual están embarazados, portando aspectos del Ser Expandido con el que han formado contratos antes de encarnar. Si no hubieran tenido contratos, ellos nunca los hubieran podido encontrar. Enfréntenlo, para que no los inmovilicen ni el miedo ni la vergüenza.” (Las Reconexiones)

OBSTETRICIA ESPIRITUAL

Durante estos tiempos de intense transición, a ciertas personas se las invitará a llevar niños “energéticos”, mientras otras están destinadas a guiarlos durante las fases de su gestación y nacimiento. Sin importar su posición en el proceso, todo lo que ocurre es un reflejo de alguna parte de USTEDES. Esas son las enseñanzas de la Unidad Universal y se aplican a todos nosotros. Sin embargo, no todos elegirán escucharlas, y eso, también, trae su reflejo.

Como mencioné en la transmisión más arriba, un “niño” etérico puede representar una idea (a la que también nos referimos como un “concepto”), una unión de dos o más personas en torno a un propósito común, una relación de negocios, una obra de arte o cualquiera de mil entidades distintas. Algunas toman forma física, mientras otras pasan por nuestras vidas como ráfagas de viento, creando cambio y sosteniendo la vida aunque permanezcan invisibles.
Las Parteras Físicas se ubican junto a la madre en trabajo de parto y la atienden. La preparan, la alientan, le dan agua o medicamentos para asistirla en su proceso y tratan de ser útiles realmente. Pero a fin de cuentas, todavía permanecen separadas de ella. A las Parteras Espirituales muchas veces se les pide que hagan más aún. En esencia, se CONVIERTEN en la persona que están tratando de ayudar. Las “incorporamos” energéticamente dentro de nosotros. Aunque funcionamos como cuerpos separados, nuestros corazones y espíritus se unifican en un estado que el Dr. Milton Trager llamó alguna vez “de meditación”.

El Arte de la Incorporación no es simplemente un truco de magia. Más bien, es un claro reconocimiento de que todas y cada parte de nosotros es parte de todo lo demás. Durante un momento, una Partera Espiritual deja de lado las tendencias separatistas que permean nuestras vidas en 3D y se enfoca en volverse UNO con alguien que está pasando por alguna forma de “parto”, un proceso que se siente como significativo para ambos.

Las Parteras Espirituales están en todas partes. En nuestra transmisión titulada “Los Neo-Chamanes y el Nuevo Milenio”, las Reconexiones hablan brillantemente de esta noble tarea de asistir a los que están a punto del parto espiritual:

“Como liderazgo para esta “nueva” experiencia, por cierto solo podemos aceptar lo MEJOR de lo que vino anteriormente. Ya los visualicemos como resucitados, vueltos a nacer, el resultado de la reencarnación o simplemente Dioses y Diosas que bajaron a mezclarse con los mortales- pronto aparecerá sobre la faz de la Tierra, una raza de sacerdotes y gobernantes – las almas de los Chamanes y Druidas antiguos y amados regresan a experimentar el “acto” final de esta obra.

Realmente, ellos viven y respiran en el planeta mientras hablamos. Muchos de ellos han “olvidado” a propósito quiénes y qué son. Despiertan a trabajos normales, como hizo el “Mesías renuente” de Richard Bach, pero sin embargo ciertamente ellos no son “normales”. Se sientan junto a ustedes a la cena, compran en sus almacenes y se recuestan en la playa leyendo libros y revistas.

¡Son los Hijos de la Unidad, madurados y sazonados para satisfacer la necesidad que sin duda se presentará pronto! Aunque nacieron “de las viejas formas” y se empaparon en antiguas costumbres y disciplinas pasadas, regresan hoy para pararse bajo el Árbol de la Vida. Mientras rueda el trueno y el caos temporal sacude al Árbol, estos seres sabios y maravillosos tomarán la fruta madura precisamente donde caiga.” (Las Reconexiones)

HIJOS DE LA UNIDAD

Aunque los párrafos anteriores describen el “dar a luz” en términos que no enfatizan necesariamente a los hijos físicos, no podemos excluir esa posibilidad también, al hablar acerca de estos dolores de parto que siente la humanidad en la actualidad.

Los chicos que están llegando en esta época son muy especiales de verdad. Muchos de ellos son “Neo-Chamanes”, portando evidentes marcas de divinidad innata. Son almas viejas que habitan cuerpos jóvenes. Una y otra vez, las Reconexiones nos instan a no minimizar la importancia de estos jóvenes “Trabajadores de la Unidad” entre nosotros. Ellas nos dicen:

“Observen a los niños y aprendan. No se limiten a corregirlos y pretender que ustedes saben más que ellos. Ellos funcionan desde una base de datos completamente distinta de la que ustedes conocieron hasta ahora. El observarlos en su juego inocente y su relajación puede traerles increíbles nociones. Darles espacio para moverse y respirar y ofrecerles estímulo para cuestionar el status quo puede traer ideas totalmente nuevas, algunas de las cuales tal vez jamás hayan sido consideradas anteriormente. Sobre todo, deben tomarse tiempo para estar con ellos. Tiempo para interesarse. Tiempo para escuchar. ¡Tiempo para darse cuenta! Ellos son los que todavía no se han quedado estancados por el protocolo, la negación de los sentimientos y la representación de roles. Ellos ven, sienten, responden. Se comportan con autenticidad a partir de lo que realmente son.” (Las Reconexiones”

Los tres tipos base de Niños de la Nueva Tierra son: Índigos, Cristal y Niños de las Estrellas. En los últimos años se han agregado más denominaciones, pero yo todavía me concentro especialmente en estos tres.

Los Índigos tienden a ser “desestabilizadores de sistemas” que tienen un perfil alto y les gusta cuestionar la autoridad. Son los que hacen las preguntas difíciles de contestar y esperan que les den respuestas claras. Si no las reciben, se sabe que los Índigos tienden a hacer lío.

Los Niños Cristal tienden a estar muy cercanos a la Madre Tierra energéticamente. Tienen una gran sensibilidad y tienden a mantener un perfil bajo. Pero si ustedes tienen la suerte de ganarse la confianza de un Niño Cristal, se encontrarán con un semillero de intuición y profunda comprensión emocional. Las madres de los Niños Cristal aprenden a protegerlos de la “interferencia exterior”. Si no lo hacen, sus hijos sufren tremendamente. Son como los nervios en carne viva de la sociedad. El Arte y la Música pueden ser formas maravillosas de dar rienda suelta a la energía que irradian estos niños dotados.

Los Niños de las Estrellas se distinguen por su capacidad para comprender el “panorama mayor” respecto a la vida y la realidad multidimensional. Sus hábiles mentes les permiten hacer muchas cosas magníficas. Tal como los Chicos Cristal, están muy unidos a la Madre Tierra, estos niños están altamente sintonizados con el Padre Cielo. Se podría decir que las estrellas en realidad son cristales que penden en lo alto del cielo, en tanto los cristales son simplemente estrellas enterradas profundamente en la Tierra.

Los Niños de las Estrellas mostrarían señales de ADN super-humano, aunque mi propia definición de ellos no requiere esto necesariamente. Hay quienes se refieren a ellos como “Meta-Morfos” o “Meta-Humanos”, un título que muchos encuentran un tanto intimidante. Hubo algunas descripciones excepcionales de Niños de las Estrellas en series de televisión y películas. Las más notables últimamente se encuentran en la serie semanal de Roswell así como en la miniserie Taken de Steven Spielberg.

Hay quienes sienten que las características de los tres “tipos” de Niños de la Nueva Tierra se pueden manifestar como “etapas” del desarrollo de la vida del mismo niño dotado. Muchos de nosotros conocemos niños que representan TODOS estos atributos, especializándose en un conjunto de rasgos en algún momento de sus vidas, pasando luego a otro conjunto cuando la energía parece completa.

Los Seres Trágicos

Si nuestros Niños de la Nueva Tierra no encuentran un entorno adecuado donde crecer y desarrollarse, se convierten en “Guerreros de la Sombra” (1) contra el sistema. Al haberles sido negado el oxígeno espiritual (la libertad) y el alimento (el amor y la atención) –cosas que cualquier Niño de la Nueva Tierra requiere con todo derecho- estos poderosos niños tienen la capacidad de volverse extremadamente negativos hasta el punto de quitarse la vida o quitar la vida de otros. Todos hemos oído del horror que fue Columbine. Y desde ese momento, muchos otros niños se han convertido en “fieras salvajes” en nuestro entorno, haciendo cosas que nunca nos hubiéramos imaginado que un niño podía hacer.

El mundo entero está conmocionado y horrorizado por los “terroristas suicidas” en Medio Oriente que se fijan explosivos al pecho y los detonan en áreas pobladas. Más espantoso aún es el hecho de que muchos de ellos son niños. He comenzado a creer que TODOS estos tipos de personas son “seres trágicos” que deliberadamente se “inflaman” de terror y conmoción, para destacar “necesidades” no satisfechas que siguen pasando inadvertidas en nuestro mundo.

Un comentador de noticias concluyó ingeniosamente la otra noche que “no habría tantos causando estragos en Irak si alguien les ofreciese trabajo”. Hay mucho de cierto en esto. Las personas acostumbradas a vivir con bastante comodidad no tienen idea de la difícil situación que sufren los que viven en condiciones de tercer mundo, o que son reprimidos o apremiados por otro sector (más dominante) de la sociedad. Los terroristas suicidas, en cualquier nivel que aparezcan –ya sea en Irak o en la Escuela Secundaria Columbine- están constituidos por aquellos que sienten que sus vidas son tan deprimentes y tan subestimadas por la sociedad que tienen muy poco que perder si les ponen fin. Y, mientras se van, tal vez tomen algunas de nuestras vidas también, solo para enfatizar ese mensaje.

Las Reconexiones se han referido a esto claramente en una de sus transmisiones, titulada “Los Seres Trágicos”. Ellas dicen:

“El fuego que consume a esos Seres Trágicos servirá como un faro para aquellos que ahora salen de su sueño, para los que están aprendiendo a caminar de una nueva forma. Ellos exteriorizan, no obstante subliminalmente, su reacción a vivir diariamente en un estado de omnipotencia claudicada. Así que se establecen como Servidores de un Propósito Más Elevado. En sus viajes aquí es posible que encuentren a alguno de esos “Ángeles Oscuros” (2); los invitamos a pensarlo dos veces antes de intentar desviarlos de su cometido. ¿Los aconsejarían y conducirían a la paz? Bueno, ciertamente, vayan e inténtenlo si pueden. Pero recuerden, Mis Queridos Amigos, ¿no podrían ellos, en el momento que elijan, elevarse a alturas de inapreciable gloria y gracia?

Es por ese grandioso propósito que entraron en el mundo. Y, aunque parece apropiado intentar hacer desistir A CUALQUIERA de hacer algo negativo, siempre habrá veces en que ese resultado no se podrá obtener. Les recomendamos, en tales casos, mantenerse apartados y sorber el esplendor de su actuación. Tómense tiempo para paladear el retrato de ruina personal que están pintando para nosotros. Ellos están pagando mucho para entregarlo. Y viene de un corazón de amor.” (Las Reconexiones)

En el próximo segmento hablaremos un poco acerca de los “Niños Diabólicos”, aquellos que manifiestan cualidades que parecen tan amenazadoras, tan siniestras, que se sabe que los adultos conspiran juntos para intentar deshacerse de ellos. Ustedes me conocen, siempre estoy buscando los puntos de vista inusuales y exóticos acerca de este milagro llamado vida.

(1) Ver Acerca del Trabajo con la Sombra

(2) Ver Las Fuerzas Oscuras y la Transformación que se Avecina

© Daniel Jacob 2006 ENFRENTANDO LA EMERGENCIA ESPIRITUAL

por Daniel Jacob

Niños Demoníacos. Ese sí que es un término con carga, ¿no? Si alguna vez fue el momento de hablar de ellos, en todas esas “viejas formas familiares”, fue en el año 2006. Para ser exactos, el 6 de junio de 2006. 6.6.6. Y, fiel a lo suyo, Hollywood emitió otro asqueroso capítulo más de la vida de “Damián”. Engendro del Diablo. Hablamos un poco acerca de los Chicos Demoníacos en la primera parte, pero hay mucho más para decir. ¿Qué pasa con esos chicos, de todos modos? Cada familia parece conocer a alguno, o tener alguno. “Lizzie Borden tomo un hacha y le dio 40 golpes a su madre. Cuando vio lo que había hecho, le dio 41 al padre.”

Nuestro Sistema del Servicio Social está lleno de ellos. En los viejos tiempos, los llamábamos “Ovejas Negras”. Salieron de la película “Poltergeist” en la que esa niñita es arrebatada por espíritus curiosos, inquietos, atraídos por la “luz” que vieron en ella. ¿Recuerdan la frase clave que dijo en esa película? “Ellos están aquí.” Luego de eso, se desató el infierno. Después vino “Poltergeist 2” y la misma niña pequeña (solo un poco mayor ahora) tuvo la oportunidad de darles un nuevo informe a Mami y Papi: “¡Ellos volvieron!”

¿No es interesante? Cuanta más lealtad le jura nuestro mundo a la “luz” (hablando en sentido moral) más oscuras se vuelven las cosas. Que el cielo nos proteja si el Gobierno de los EE.UU. decide declararle la Guerra a la Oscuridad. Todo aquello a lo que le declaramos la guerra de ese modo, tiende a multiplicarse. Hay una frase famosa que lo explica: “Aquello a lo que nos resistimos, persiste.”

La palabra “Demonio” tiene una derivación en Inglés Antiguo (entre otras): “Daimon”, que significa “maestro o guía”. Pero son muy pocos los que se atreven a pensar en los demonios como maestros o amigos. Cuando un espíritu colérico o rebelde brama desde un niño, nuestro primer paso es tratar de controlar o contener la energía. Le decimos al niño: “¿Qué tienes?” Después de todo, queremos ser justos. Quizá esa oscuridad en particular no le pertenece al niño tampoco (ya hemos determinado que no nos pertenece a nosotros). Quizá una “fuerza maligna” lo atrapó a él o a ella o sus propósitos. Esa, por cierto, fue la actitud de apertura para esa madre apesadumbrada en la película de 1973 que es un clásico: “El Exorcista.”

¿Se acuerdan de ella? ¿De la pequeña Megan MacNeil? Buenos ÉSA ES una niña que no querrían que durmiese en el mismo corredor que ustedes. Ella realmente sabe como “mecerse” con la cosa negra. Su madre la llevaba a neurólogos, psiquiatras, consejeros e incluso sacerdotes, administrándole tratamientos de shock, exorcismos, buscando deshacerse de lo que fuese que ella vio trabajando en su hija. Todo para nada. Nada puede detener la revelación de una idea cuando le llegó el momento.

EMERGENCIA (1)

Hablamos antes respecto al uso paternal de la frase: “¿Qué tienes?” Esa es una forma de encarar la apariencia de un Niño Diabólico. Algo “ajeno” tiene que haber entrado y apoderado de ella. Luego de jugar con el Tablero de la Ouija en “El Exorcista”, la pequeña Megan comenzó a hacer toda clase de cosas divertidas: arrojar sopa de arvejas, gritar frases sexuales pervertidas, tocarse a sí misma de maneras locamente inapropiadas y, por supuesto (mi favorita), desplazar muebles por la habitación con sólo mover la mano. ¡Hay quienes clasificarían esto definitivamente como una Emergencia Espiritual! ¡Llamen al ejército!

Ahora hablemos de otra forma de ver las cosas. Estoy hablando de lo que se ha denominado “La Mala Semilla”, el EMERGER de una energía en la vida de un niño que no ha estado visible por una o más generaciones. Las vidas de los niños muchas veces son representadas de modo que a los antiguos secretos de familia se les permita reaparecer en ellas. En la novela de William March mencionada arriba, la pequeña Rhonda, de 8 años de edad, comienza a exhibir el mismo comportamiento asesino que se vio en su abuela, olvidada hace tiempo. La diferencia entre la respuesta de la madre de Rhonda y Megan Macneil es muy evidente. La primera encontrará sus repuestas al mirar internamente, RECORDANDO y ACEPTANDO LA ENERGÍA, en tanto la otra simplemente se preocupaba por sacarle esa “cosa” a su hija (fuera lo que fuera), para que pudiese volver a ser la de antes.

Uno de los propósitos en la sociedad de un “Niño Demoníaco” es la interrupción de las cosas como fueron siempre. Como dijimos antes, un Demonio es un maestro, un guía. Fundamentalmente, ellos se preocupan de explorar por ahí en la sociedad, buscando “resquicios” en nuestra armadura colectiva. Cuando encuentren una abertura, explotarán la conexión hasta que la sociedad sea capaz de reparar el daño en su Velo Colectivo, o integrar esa nueva energía para que se pueda volver más fuerte, más expandida.

Otra forma de describir al “Ángel de la Muerte” en nuestro mundo es la Ley de Entropía. Ella afirma que “Sea lo que sea que exista en un momento del tiempo, comenzará lenta y firmemente a irse al infierno a menos que se haga un esfuerzo concertado para evitar que eso ocurra.” Cuando algo deja de ser importante para alguien o para la sociedad en la que vive, las personas se vuelven complacientes y displicentes. A medida que esa condición se profundiza, el “Ángel de la Muerte” comienza a avanzar para quebrar esa sociedad en particular. Los Niños Demoníacos, cualquiera sea la forma que tomen, son heraldos de una “visita” inminente de esa Fuerza de Entropía; Santos Inquisidores para los que habitan la Tierra, anunciándoles a todos los que quieran escuchar: “¡Algo salió mal con nuestra Comunidad y nuestra Forma de Vida!”

CONTÁNDOLO TAL CUAL ES

Cualquiera que tenga que vérselas con las personas jóvenes tiene su propia idea personal de lo que constituye un “Niño Demoníaco”. Para algunos, son los que usan drogas: marihuana, aceleradores, cocaína o heroína. Para otros, son los que se colocan maquillaje gótico y visten ropas negras. Sin embargo, otros se entusiasman mucho cuando esos chicos se niegan a comprometerse con la sociedad buscando un empleo lucrativo, o aquellos que se rebelan contra el gobierno y condenan cualquier guerra que esté ocurriendo en ese momento. Todo lo que podríamos considerar “negativo” en este mundo existe por una de dos razones. Ante todo, existe para servir como contraste a lo que sea que consideremos “positivo”. ¿No es verdad que el diamante brilla con todo su esplendor cuando se lo exhibe contra un fondo negro? Lo mismo ocurre en la sociedad. Nunca tenemos en cuenta lo maravilloso y poderoso que puede ser el sistema de leyes hasta que las rompen, lo que lleva una rápida y apropiada ejecución para equilibrar y corregir la situación.

En segundo lugar, la negatividad existe para exhibir los “resquicios” en nuestra armadura colectiva de la que ya les hablé, una cantidad de desigualdades y fachadas débiles que se perpetúan en nombre de la “decencia pública” o la ley y el orden. Cuando se las desafía, simplemente se caen, revelando una gran BRECHA entre quiénes decimos que somos y cómo nos estamos comportando diariamente.

Las personas buscan permanecer “sanas” porque saben que esa “enfermedad” potencial los rodea por todas partes. Si bajan la guardia, la enfermedad afluirá al interior, llevando el caos a sus cuerpos y haciendo trizas el trabajo de su vida. De cierto modo, podríamos decir que las Fuerzas Demoníacas son cruciales si la sociedad va a permanecer vital y fuerte. Por eso nuestros gobiernos siguen declarándole la guerra a las cosas: Pobreza, Ignorancia, Drogas, Terrorismo. Aprendieron hace mucho que nada solidifica los lazos sociales como reunirse juntos para luchar contra un “enemigo” común.

Los Niños Demoníacos tienden a “contarlo tal cual es.” Si la escuela es aburrida, lo dicen. Si la sociedad es laxa e hipócrita, lo toman y nos lo refriegan en la cara. Muchas veces los odiamos por ello, pero aprendemos. Miren las lecciones de la Escuela Secundaria Columbine. Todo ese asunto fue un espectáculo de horror, pero produjo más cambios sociales que cualquier otro acontecimiento anterior o posterior.

Si nos negamos a escuchar a estos chicos, ellos toman sobre sí las mismas cualidades que estamos negando y se revisten de ellas para nosotros, sólo para poner de manifiesto su punto de vista. Actualmente, muchos de esos niños ni siquiera se dan cuenta de lo que están haciendo o por qué lo hacen. Sencillamente actúan por impulso, mediante la inspiración de alguna voz interior que los incita a avanzar en su “tarea” asignada.

VOCES, GRITANDO EN EL DESIERTO

Hablemos de unas pocas lecciones más que nos son traídas por los así llamados Niños Demoníacos.

TDAH (Trastorno de Déficit de Atención Hiperactiva): El chico parece no poder sentarse quieto. Siempre está corriendo de aquí para allá, gastando grandes cantidades de energía que parecen fluir de alguna fuente desconocida. Hace que la vida de sus padres sea miserable, es desobediente en la escuela y generalmente hace estragos dondequiera que va. Estos chicos obligan a sus padres a agotarse tratando de mantenerlos a raya o a SALIRSE DE SÍ, buscando ayuda en la comunidad que los rodea.

Reconozcámoslo. Se necesita una aldea para criar a un niño. La apariencia de “Demonio” en un sector de la ciudad es una señal de peligro para todos. Debería ser un lugar de concentración para todos también. Uno de los temas que se encaran en las familias de niños con TDAH es el orgullo personal. Se necesita mucho valor para que las personas busquen ayuda en la sociedad actual. Se necesita aún más para que la sociedad finalmente despierte y escuche sus gritos y comience a actuar. En el CD de los Niños de las Estrellas, hago la siguiente afirmación acerca de esta situación en particular:

“Esa condición llamada “TDAH” (Trastorno de Déficit de Atención Hiperactiva), un agente depresivo importante en estos momentos para algunos Niños de las Estrellas, es sencillamente una manifestación temprana de lo que vendrá, manifestado fuera de época. Los “síntomas” de los niños con TDAH simplemente se corresponden con las energías de sus padres, su entorno social inmediato o sus guardianes principales. Son reflejos del lado de la sombra (temas internos reprimidos) de los que tienen que vérselas con ellos,o de la sociedad como un todo. Una sociedad que tiene niños que actúan sobre todo lo que les viene a la mente, es un establecimiento que está “fracasando en actuar” en temas fundamentales que gritan en sus propias mentes. ESE, de hecho, es el verdadero déficit de atención. Medicar al niño sólo anula una lección importante. Compra tiempo para lo establecido, pero ¿estamos utilizando ese tiempo para nuestra mayor ventaja?”

La depresión mayor, el trastorno bipolar: hay una gran población entre esos jóvenes que se llaman a sí mismos “Vampiros”. Viven de noche, se visten de negro y se enfocan intensamente en la muerte, la transformación y las cosas con las que se choca de noche. En nuestra sociedad actual, la depresión clínica (2) ciertamente debe ser considerada el “vampiro” actual. En sentido espiritual, la energía física se relaciona con la sangre física que fluye por nuestras venas. Algo está chupando la “sangre de vida” de las personas en la sociedad actual a juzgar por nuestras estadísticas sobre la Depresión, especialmente en los jóvenes.

La etiqueta más reciente que se les está poniendo a los Niños (y Adultos) Demoníacos es “Trastorno Bipolar”. Abarca todos los últimos estudios científicos de los que fueron descubiertos “siendo raros” y los envuelve en un diagnóstico singular, que es tratable mediante el uso de medicación. El único problema con esta forma de tratamiento es que los pacientes siguen dejando de tomar los medicamentos. Cuando se les pregunta, alegan “Esos malditos medicamentos me hacen sentir que no estoy vivo.”

La bipolaridad actual es muy similar a la Naturaleza Chamánica que se ve en varias sociedades indígenas. Un Chamán es un “Hombre o Mujer Santo”, al que también se refieren como “Curandero”. El pensamiento indígena acerca de Otro Mundo, el reino de los Dioses, es que es un reino de UNIDAD. Los Dioses o espíritus son tanto masculinos como femeninos en uno. Aunque un espíritu determinado se puede manifestar ante un humano ya sea con carácter masculino o femenino, en su núcleo tiene AMBOS géneros.

Esta idea de ser “Ambos en Uno” es la esencia misma de lo que significa “Bipolar”. En mi opinión, nunca llegaremos al fondo de la Enfermedad Bipolar con sólo medicarla. Todo el argumento de que esos medicamentos “compensan los químicos que faltan” en el cerebro de una persona se desmoronan a la luz de la evidencia clínica. Si esas píldoras realmente “compensasen” lo que le falta a alguien, ¿por qué iban a dejar de tomarlas los pacientes? A decir verdad, ellos simplemente bloquean el acceso al “otro” en una persona, para que pueda volver a manifestar una naturaleza singular (separada). Sin embargo, luego de abatido el caos inicial, el paciente comienza a sentir un “dolor fantasma” en su interior, un recuerdo del PODER que una vez fluyó a través de él. Entonces, el ciclo vuelve a comenzar.

Hay mucho más que decir acerca del “Chamanismo” y el fenómeno de los “Niños Demoníacos” en la sociedad actual. El mes que viene continuaremos con nuestra lista de las manifestaciones que se observan en estos niños y luego discutiremos cuál podrá ser el propósito real para que ellos estén apareciendo entre nosotros en este momento. Es una investigación en marcha y sus comentarios y preguntas siempre son bienvenidos.

(1) Emergence-see (ver emerger)

(2) Ver Enfrentando la depresión

Enfrentando la EMERGENCIA ESPIRITUAL 123.mp3 Created: 08/07/2012 17:20:34 Audio Gemma Descarga

Acerca de Emisaria Amor

Exorcista y Terapeuta Esenia
Galería | Esta entrada fue publicada en Mensajes Maestros Ascendidos--canalizaciones. Guarda el enlace permanente.