Sí, Libre Albedrío

Sí. Libre Albedrío


Dios Dijo:

 

Tienes libre albedrío.

 Te lo he dado.

 

Podrías decir que te he
dado el mundo, y que el mundo es ilusión.

Del mismo modo podrías
decir que te he dado la ilusión del libre albedrío y que no te he dado el libre
albedrío realmente.

Podrías decir que el libre
albedrío es un mito, quizás una insinuación.

 

Sí, existe el destino, y
sí, existen los conocimientos previos, y sí, están esos otros asuntos sobre los
cuales no tienes una influencia directa, aunque influyes sobre ellos más de lo
que crees.

También sucede que influyes
sobre el clima. Influyes sobre las noticias.

 Puede que ni siquiera sepas qué sucede en las
noticias, pero influiste sobre ellas.

Tienes más influencias de
las que crees.

Siempre tuviste más
influencia de la que creías.


Mira, si el libre albedrío
no fuera tuyo, serías una marioneta o un títere.

En todo caso, serías un
simple receptor de todos los factores en la vida.

Amado, si no tuvieras libre
albedrío, ¿qué estarías haciendo en la Tierra?

Si cada aspecto de tu vida
fuera ordenado, ¿por qué te molestarías?

Si no hubiera libre
albedrío te asentarías como una gota y dejarías que la vida suceda como si tú
no tuvieras voluntad propia.


Afortunadamente, te di el
libre albedrío.

 Te dije que salgas y te multipliques.

 Si no tuvieras opción, ¿por qué te lo habría
dicho, amado?

 

Te ofrecí libre albedrío y
que le otorgues libre albedrío a los demás.

Es un mandato que te
entregué.

 Ejecútalo, amado.

No eres una hoja en el
viento.

Eres un Ser Humano sensible
con voluntad propia.

¡Ojalá que tengas voluntad
propia!

¿Quién es responsable por
la forma en que vives tu vida si no lo eres tú?


Ciertamente, tú no decides
todas las circunstancias, pero no debes huir de la responsabilidad por tu
propia vida ni de lidiar con las circunstancias que te rodean.

 

Ciertamente, parece que el
destino existe y estás destinado a hacer uso de tu libre albedrío.

Tienes voz en tu destino,
amado.

 

Sí, no está todo en tus
manos. ¿O sí?

 

Ahora, llegará el momento
en que tu voluntad esté totalmente alineada con Mi Voluntad.

Tienes el libre albedrío de
alinear tu voluntad con la Mía.

Mientras te acercas, sucede
que descubres cuál es tu voluntad.

 Descubres que quieres lo mismo que Yo.
Descubres que piensas del mismo modo que Yo.

Descubres que ves lo que Yo
veo.

No te has perdido.

Te has encontrado.

No pienses que abandonaste
tu voluntad. Simplemente te encontraste en un lugar adonde no te niegas el amor
y la sabiduría que te pertenecen.


 No es que sigas al líder sino que reconoces tu
Comunión conmigo.

Nosotros nos combinamos,
amado, nos combinamos maravillosamente.

 

Llegará el momento en que
no sepas si tus pensamientos son tuyos o Míos.

Tan completa será Nuestra
Unión que abrazarás totalmente a Nuestra sabiduría.

 ¿Qué es la sabiduría, amado, sino Mi Voluntad?

Lo que sucede es que ves
por tus propios medios cuál es Mi Voluntad y, por lo tanto, la aceptas como
propia.

No eres ni indeciso ni
desventurado.


Pero siempre tienes el
libre albedrío para actuar de una manera u otra.

Por un lado, nada es un
final anunciado.

Por el otro, puedes
argumentar que todo es un final anunciado.

 

Es un final anunciado que
vendrás a Mí.

Y sí, existe Mi gracia.

También existe tu gracia.

 

Pero, por supuesto, todo
esto es un lío, porque Somos Uno,

 ¿y quién se preocupa por la teoría?

 

Traducido por: Cecilia
Ricardini

 

 

 

 

Yo soy Amor

Yo soy Amada

Yo estoy Enamorada de
la Luz

Yo soy una Unidad
con 

la  Luz

                           Yo
soy la Resurrección y la Vida

Yo soy una Unidad con
el Espíritu

La divina Presencia Yo
Soy, vive en mí

Estamos listos para
cambiar el mundo

Soy Gemma, Maestra de
la Nueva

Conciencia

Gemma & Ismael

Emisarios del Amor y de
la Paz

 

Acerca de Emisaria Amor

Exorcista y Terapeuta Esenia
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.