Mensajes del Maestro Amajur / LIBERTAD

MENSAJES DEL MAESTRO AMAJUR

 

1.      LAS PUERTAS DE LA ASCENSIÓN

Abrir los canales

El despertar a la vida espiritual puede ser tan difícil, como el parto para el niño; abrir los canales que conectan a otras realidades, implica enfrentarse a nuevas percepciones, muchas veces imposible de ser explicadas a la luz de los conocimientos que se tienen; de allí la importancia de afrontar estos retos con una mente abierta, completamente nueva y dispuesta a caminar.

El primer contacto es sin duda impactante y probablemente incongruente con lo que se esperaba, pero en realidad eso es algo que compete exclusivamente a los hermanos que pasan por esa experiencia y los juicios que se produzcan en otras mentes son tan intranscendentes, que es preferible ignorarlos. Cada quien, dentro de su mente, tendrá que pasar sus propias pruebas, así, estas palabras están dedicadas exclusivamente a aquellos seres que están pasando por esas experiencias.

Pensar en un nuevo campo de realidades, es similar a visitar a un país que habla otro lenguaje que desconocemos y en donde nos encontramos solos; aun cuando pueda recibirse la guía de aquellos que han andado el camino antes, las experiencias son personales y lo que nos moverá en esos terrenos será nuestra propia voluntad, no la ajena.

 

Entrar en el mundo espiritual es cosa de valientes

Entrar en el mundo espiritual es cosa de valientes, no de cobardes, los tibios pueden sentarse tranquilamente a un lado del camino para ver cómo sus hermanos traspasan la puerta y si gustan podrán juzgarlos y decir qué es o no correcto, y pasará el tiempo, y sus cabellos se volverán blancos, y sus huesos se convertirán en polvo, y otra ronda de vida los volverá a ver nacer y seguirán sentados a la orilla del camino, viendo cómo la humanidad valiente traspasa las puertas de la ascensión.

Pero una vez adentro, una vez que se han dado los pasos para entrar en la tierra del misterio, entonces la mente se abre, los conceptos preestablecidos chocan unos contra otros derrumbándose en sí mismos y no queda más que la propia experiencia como la única y verdadera realidad. Entramos en un terreno en donde todas las teorías no son otra cosa que letra muerta, tiempo archivado, experiencias ajenas, opiniones vacías, y el discípulo camina por su propio pie, sintiendo más que pensando, aprendiendo a vivir por la propia experiencia, cultivando su valor interior para afrontar segundo a segundo esa nueva realidad, de la cual otros se contentan únicamente probando teorías o ensayando explicarlas. Ese es el camino de los verdaderos discípulos, y ¿cómo deben comportarse?.

Amar, osar callar y saber

Una vez que su ser interior ha roto las barreras de la limitante expresión física y que sin embargo, aún queda la doble tarea de regresar a su realidad tridimensional y convivir con aquellos que supuestamente saben AMAR, OSAR, CALLAR Y SABER. Ese es todo el récord de conducta que deben seguir, cuatro palabras que son el canon de la disciplina.

Y cuando las voces se alcen a su alrededor, cuando se vean sujetos a una marea de juicio, sabrán callar, pero cuando llegue nuevamente el momento para desplegar las alas y lanzarse a la conquista del infinito, osarán saber y así, minuto a minuto, día tras día, internamente crecerán, mientras que externamente sus cuerpos físicos reflejarán el fruto de sus conquistas internas y que los murmullos se alcen y que las lenguas se muevan, que a fin de cuentas, cada discípulo tendrá sus propios problemas que resolver, derivados del fruto de sus propias acciones.

 

Libertad sicológica

No esperen que estas comunicaciones conmigo sean similares a las que tienen con mis Hermanos, me corresponde ser el responsable de su desarrollo, pero Yo Soy la encarnación de la libertad psicológica, y si alguna vez sus conceptos fueron movidos a partir de estas sesiones, es posible que los vean derrumbarse, porque libertad psicológica, implica la fluidez total en el vaivén cósmico del universo.

 

2.                EL DESPERTAR ESPIRITUAL

 

En el despertar de un ser, es preciso entender los fenómenos que se dan en su interior. Abrir los ojos a la realidad espiritual, implica tener que desechar muchos de los conceptos que se tenían acumulados.

Abrir los ojos a la realidad espiritual, debe entenderse como un proceso en donde el hombre se vuelve niño y mira con ojos nuevos lo que el universo le ofrece en las nuevas dimensiones, no comparar, no confrontar, no juzgar, no conceptuar, simplemente observar, contemplar, vivir, experimentar.

 

Este debiera ser el código de conducta de aquellos que abren sus ojos a los panoramas etéricos y astrales, paraísos en donde cada experiencia sumerge al ser en una aventura de libertad total, áreas en donde no existen compromisos, en donde las cadenas con el pasado se disipan como el humo al ascender al cielo, realidades en donde no existen límites ni fronteras, en donde el pasado humano se vuelve un fantasma, en donde los nombres personales no son sino imágenes de algo que ya no es válido, en donde los horizontes se suceden uno tras otro, en donde la sinfonía de colores, de música, de aroma, se combinan para presentar un espectáculo totalmente distinto a todo cuanto podían haber imaginado.

 

Despertar no es necesariamente que reciban mensajes con ideas plasmadas, con trabajos importantes soportados por nombres de Maestros famosos. Abrir los ojos a la realidad espiritual, es simplemente el acto genuino de tomar posesión de la herencia Divina, es el momento en que el hombre se enfrenta a su misma naturaleza, libre de cadenas aprendidas en su pasado, un terreno en donde no hay obligación de servir a los demás, no hay lemas de cómo vivir el presente, no hay etiquetas espiritualistas y materialistas, no existe la obligación de hacer corresponder sus experiencias con las que anteriormente han escuchado de otros labios.

Abrir los ojos a la realidad espiritual.

Abrir los ojos a la realidad espiritual es simplemente darse cuenta de quiénes son, es simplemente tomar conciencia de su verdadera realidad interior.

Entiendan ahora, porqué estas palabras sembrarán internamente semillas que algún día despertarán con aromas diferentes, en momentos diferentes y los harán vivir experiencias totalmente diferentes.

La libertad total se experimenta únicamente cuando el hombre OSA SABER pero OSAR SABER significa cortar las uniones que el hombre mismo ha construido con su pasado, con sus conceptos, con sus aprendizajes.

Iniciarse en la aventura de la libertad total.

Iniciarse en la aventura de la libertad total, significa negar incluso su propio nombre, su propia biografía, su propio tiempo archivado y penetrar en la plenitud total del ser, experimentando exclusivamente aquello que se está captando, sin comparaciones, sin juicios, sin expectativas.

Ensayen el silencio mental, ensayen la contemplación y estarán penetrando en la realidad espiritual.

 

3.      LA LIBERTAD TOTAL

De la tierra de donde vengo traigo para ustedes breves esbozos de panoramas universales, síntesis de conceptos libres de etiquetas, pero intensos en contenido.

“Soy como el pájaro que volando vive su vida y se posa en muchas ramas sólo para compartir su canto.

Vuelo con el viento que recoge aroma de muchas flores y lo mando a regiones envueltas en desiertos.

Ligero como la luz del sol que destruye las sombras que la materia forma, que rompe las tinieblas donde se esconden los más obscuros pensamientos, destejiendo las redes que los humanos forman.

Fresco como el agua de los ríos que siempre nueva anda los mismos caminos, pintando de verde los campos y llenando de trinos los ríos.

Llevo hasta sus mentes recuerdos de tierras lejanas, en momentos en que estuvimos juntos sembrando futuros luminosos y sin esperar nada.

Hablo para sus adentros tratando de recibir respuestas, despertando a sus seres internos que se mueven en ideas opuestas”.

Disipen todas las contradicciones y escuchen este canto con palabras nuevas. Dejen despertar en sus mentes, el recuerdo de todo esto que es parte de su herencia, y así como el ave, el agua y el sol, la libertad total será la recompensa, siguiendo los pasos de una luna nueva, alumbrando sin sombras en una eterna fiesta.

Queridos hermanos, en el despertar del hombre, las huellas que uno va dejando en el camino, son estrellas que alumbran los destinos de muchos seres que más atrás viajan en estos mismos senderos. Todos somos seguidores de estrellas buscando la pista de antiguos viajeros.

Recordemos siempre, que el sendero a la libertad recorre un camino cuyas huellas están distribuidas en toda la bóveda celeste, éste es el patrimonio de todos ustedes, el regalo que Dios quiso dejarnos infundido en cada célula de nuestro cuerpo, y así como la herencia genética se esconde en una escalera interminable de moléculas enlazadas dentro del A.D.N., así, el hombre lleva trazado en sí mismo, los mapas de sus futuras existencias, grabados en lo más profundo de su herencia psíquica y marcando la pauta de sus futuras existencias.

Rompan las cadenas de lo preestablecido y láncense en un viaje cuyo destino es seguro, porque ha sido marcado desde el inicio por el creador de todo lo existente.

 

 

4.      CANTO A LA LIBERTAD

¿Qué es la libertad total?

Es la flor cuando no tiene nombre.

Es el río cuando no tiene cauce.

Es la nube cuando no tapa al sol.

Es el hombre cuando no tiene recuerdos.

Es el ave cuando no tiene forma.

Es el aire cuando no tiene movimiento.

¿Qué es la mente del hombre que estudia estas cosas?

Es la piedra que quiere ser agua.

Es la tierra que quiere ser aire.

Son los ojos que quieren ver el infinito.

Son los gusanos que quieren verse mariposas.

¿Cómo puede el hombre entender la libertad total?

Tal vez olvidando su pasado.

Tal vez aprendiendo a mirar hacia adentro.

Tal vez negando las formas y percibiendo las esencias.

Tal vez eliminando al lenguaje.

Tal vez respirando el aire que se mueve en el universo.

Tal vez olvidando que alguna vez nació en la tierra.

¿Para qué se necesita la libertad total?

Para ser como el viento que fluye en todas direcciones al

mismo tiempo.

Para ser como la luz que se expande por millones de kilómetros

sin encontrar fronteras a su movimiento.

Para ser el pensamiento de Dios que llega a todos los rincones de

la creación, para descubrir sus secretos.

Para poder entender a cada cosa desde adentro.

Para aprender a ser dioses en movimiento.

¿Por qué la mente se pregunta si la libertad total contradice todo lo que ella ha aprendido?

Tal vez porque la libertad total traerá la aniquilación de la mente.

Tal vez porque la mente es tímida y prefiere vivir encerrada

 en lo que ha aprendido.

Tal vez porque el hombre ha puesto dentro

de su mente todo lo que él es.

Tal vez porque el hombre piensa que sólo

a través de la mente puede aprender.

Tal vez sea sólo un instinto de supervivencia, el temor a la muerte o a lo desconocido.

 

¿Por qué se les hace tan difícil entender la libertad total?

Porque hasta ahora sólo han aprendido a mirar a través de los ojos de la mente, y lo que esta libertad pide, es aprender a mirar con cada partícula atómica de su cuerpo y de su ser espiritual.

5.      LIBÉRENSE DE LAS CADENAS

Voy a hablarles de lo que la enseñanza representa para el espíritu:

 

El lenguaje es el vestido de las ideas.

Todo empieza en el lenguaje, vestido de las ideas, vestidos que limitan y opacan la luz emanada de las ideas puras; vestidos que dan forma a lo que antes era intangible, y cuando finalmente, las sutiles vibraciones del espíritu son revestidas en palabras, las mentes de sus semejantes las toman, las desvisten y la luz que perciben es diferente, las ideas que generan en sus mentes son distintas a las originales y el proceso de comunicación se ve afectado, a veces, de una manera lamentable, simple y sencillamente, porque los vestidos fueron inadecuados para la grandeza de las ideas.

Y el hombre pierde su libertad, porque las palabras son las cárceles de las ideas, porque las creencias son los grilletes que mantienen encerradas las alas del espíritu, porque las experiencias de un pasado se convierten en telarañas y se endurecen hasta convertirse en cadenas, y el espíritu sufre una agonía dentro de una mente encerrada, que es incapaz de percibir la luz que mora detrás de las palabras.

¿Cómo pueden las palabras libertar al espíritu, si ellas mismas son cárceles para las ideas?. ¿Cómo puede un discípulo instruir a otro, si cada vez que las ideas son percibidas por su cerebro las maniatan al transformarlas en simples conceptos?. ¿Cómo habla de libertad un hombre que es esclavo de creencias?

Ciegos guiando a otros ciegos, esa es la triste realidad a la que se enfrentan los discípulos.

La llave que abre las cárceles de las mentes.

¿Dónde entonces, se encuentra la llave que abre las cárceles de la mente?. ¿Dónde es posible encontrar esa combinación secreta, que puede hacer resucitar al espíritu que sufre en medio de la carne?

Hoy les digo:

Sólo cuando el hombre habla desde adentro, sólo cuando el corazón habla y las palabras callan, sólo cuando los ojos son capaces de expresar la profundidad de los conceptos, es posible, para el espíritu, tener una esperanza. Sólo cuando el hombre se hace más grande que las palabras, sólo cuando el discípulo apaga en su vida lo que su boca pronuncia, es posible instruir a otro.

¿Desean ser instructores, libertadores de espíritus?

Liberen primero el de ustedes, libérense de las cadenas, libérense de las creencias, libérense de todas esas falsas responsabilidades que se han echado a cuestas y que ustedes consideran obstáculos insalvables y no son otra cosa que paredes, tras las cuales se esconden, buscando una seguridad.

Crezcan por encima de sus limitaciones, escalen los muros de sus propias cárceles y dense cuenta que nunca han tenido techo. Querían salir de sus cárceles caminando, cuando sólo las alas los podían sacar de ahí. Las puertas están abajo no arriba, las barreras son para los que se arrastran, no para los que vuelan, por eso, ahora, tiempo es de volar, por eso, ahora que los obstáculos aparecen en el camino, usen sus alas, vuelen por encima de ellos y su paso, antes lento, se convertirá en una carrera de vuelo.

¿Cómo hablar desde adentro?.

¿Cómo desplegar las alas ante un grupo de discípulos ávidos de conocimiento?

Miren hacia dentro cuando estén frente al grupo; traspasen las máscaras de los que están sentados y lleguen a lo más profundo de sus corazones, lean en ustedes mismos sus necesidades y estarán leyendo las mismas en los que los escuchan; háblense a ustedes mismos y estarán hablándoles también a ellos; suban, crezcan por encima de las montañas y enseñarán a volar a sus discípulos. Ese es el lenguaje del espíritu, esa es la única forma de libertar a quien ha crecido encadenado.

   

Acerca de Emisaria Amor

Exorcista y Terapeuta Esenia
Esta entrada fue publicada en Mensajes Maestros Ascendidos--canalizaciones. Guarda el enlace permanente.